Con el lema, “Estallido social y crisis sanitaria: desafíos desde lo común”, los días 25, 26 y 27 de noviembre, más de doscientas personas se dieron cita de forma virtual en el 4º seminario “Comunidades, cultura y participación”.

Durante tres jornadas, representantes de organizaciones culturales comunitarias, investigadores, profesionales, líderes sociales, estudiantes y artistas de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Metropolitana, O’Higgins, Biobío, Los Lagos, además de México, Colombia, Perú y Argentina, intercambiaron experiencias y aprendizajes de este particular y complejo tiempo histórico que nos ha tocado vivir.

El seminario

El seminario es un espacio autogestionado, impulsado por Egac desde el año 2017, y en esta edición, diseñado de forma colaborativa con La Joya Mosaico, Espacio Cultural Arganda, Maipo Indómito, Ante Sala Museos comunitarios y Revista Biográfica, que confirma que es posible trabajar en conjunto para lograr objetivos en común.

En los diversos paneles temáticos, participaron entre otros, el sacerdote jesuita Felipe Berrios, la trabajadora social Cecilia Aguayo, los artistas visuales Caiozzama, Kastro, la actriz Rosa Ramírez, el fundador del partido Fuerza cultural Sebastián Milos, y los músicos Freddy Torrealba y Manuel Huerta, entre otros.

Estallido social y pandemia

El 18 de octubre de 2019 se inició un profundo proceso de cambios en el país que movilizó a millones de personas tras sentidas demandas de mayor justicia social, fin a la corrupción y mayor igualdad, resumidas en la consigna “Chile despertó”.

Por todo el país, el pueblo se manifestó saliendo a las calles de forma multitudinaria, y expresando su descontento de muy diversas maneras. Este enorme movimiento ciudadano dio pie al surgimiento de nuevas agrupaciones y espacios autoconvocados, que de distintos modos aportaron a dinamizar la protesta social, a través de diversos lenguajes y manifestaciones.

Dentro de estos procesos, el uso de las herramientas artísticas se fortaleció de la mano de un sin número de actividades, que junto con acompañar los duros meses de enclaustramiento producto de la cuarentena y el toque de queda, permitió la resignificación y apertura de nuevos espacios, a la vez que la progresiva ocupación del espacio público para la comunidad.

La cultura comunitaria frente a la crisis

Para enfrentar la crisis, la ciudadanía se ha reencontrado con diversas experiencias del pasado reciente como las “ollas comunes”, las campañas de ayuda solidaria, los espacios de reflexión y encuentro, el fortalecimiento de la convivencia vecinal y social, el desarrollo de acciones que apelan al autocuidado y la gestión de ideas, proyectos y recursos articulados en red. Las organizaciones sociales en general, y las culturales comunitarias en particular, no han estado ajenas a estos procesos. Por el contrario, han liderado muchas iniciativas, y en un escenario extraordinariamente complejo, acentuando el rol social y comunitario de sus acciones.

Como retrataron diversas experiencias, la presencia del Estado en la gestión de la emergencia, respecto de las necesidades de la ciudadanía, ha sido débil y sus consecuencias se dejan sentir en las relaciones sociales y económicas, quedando al descubierto de la manera más dura las profundas brechas sociales existentes en el país.

Documentando la práctica

Al igual que en las versiones anteriores, una selección de las ponencias y experiencias más destacadas, darán vida durante el próximo año a una publicación-memoria del 4º seminario. En lo inmediato y con el propósito de documentar y compartir esta experiencia, ponemos a disposición de las comunidades y público en general las conclusiones generales de tres días de encuentro e intercambio.

 Descargar Conclusiones 4º seminario 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: