Con un llamado a los Estados a desarrollar políticas culturales incluyentes y participativas,  a una gestión cultural que vaya más allá de los eventos y apueste por procesos y la decisión de fortalecer el tejido asociativo, concluyó el 20 de octubre pasado, el 2º Congreso Latinoamericano de Gestión Cultural.

Esta vez Santiago de Cali fue el lugar, recogiendo la posta del primer congreso realizado el año 2014 en otro Santiago, el de Chile.

De Norteamérica a la Patagonia, más de 400 gestores culturales del continente dijeron presente para compartir sus experiencias, aprendizajes y sueños en torno del “Pensamiento y acción cultural para la paz y la participación ciudadana”, lema del congreso. Con la presencia de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, México, Panamá, Perú y Puerto Rico, este espacio de encuentro y articulación autogestionado se posesiona como la mayor cita de los gestores culturales del continente.

En  sus tres jornadas, el 2º Congreso acogió la presentación de 120 ponencias de autores toda la región.  Así, los derechos y políticas culturales, el trabajo con comunidades indígenas y personas en situación de vulnerabilidad social, el trabajo desde los municipios y las organizaciones de base, el rol de las universidades, la gestión de patrimonial, la formación de los propios gestores, entre muchas otras, generaron productivos intercambios, dando cuenta de los temas que ocupan y preocupan a los gestores.

Dentro de ellos, la construcción del “derecho de vivir en paz” cruzó diversos debates, interrogando sobre el rol de la gestión cultural, atendiendo con su accionar “los problemas derivados de la violencia y la exclusión social, económica, de género, simbólica y política”, como señalan las resoluciones del congreso. A vista de la evidencia, la cultura ha dicho presente jugando un papel destacado en estos procesos, posibilitando el fortalecimiento de las capacidades de expresión creativa,  la generación de espacios para el encuentro, el respeto y reconocimiento de los conflictos, requisitos indispensables para avanzar en el diálogo que lleve a una paz con justicia.

En lo asociativo, el congreso abraza la apuesta enorme y de futuro de fortalecer la presencia y accionar de la Red Latinoamericana de Gestión Cultural, RedLGC en la región. Ya semanas antes, desde distintas latitudes del continente, surgían voces que hacían prever que Cali debía marcar el inicio de una nueva etapa de la asociatividad de los gestores en la región. No se trata de un proceso forzado, surge desde el quehacer, resultado de su propia dinámica. La presencia de decenas de universidades, ministros de cultura, asociaciones, redes locales, artistas, investigadores, estudiantes que se reconocen en la gestión cultural y desean trabajar colectiva y colaborativamente, son el mayor aval de este proceso.

Nos seguiremos “enredando” desde el afecto y el trabajo colaborativo, porque en ello radica la posibilidad de ser “nosotros” y lograr los cambios con los que soñamos. Seguimos en la tarea. Hoy somos más.

Por Roberto Guerra V. / Fotografías de Nibaldo Flores, Wagner Acosta y Roberto Guerra.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Descargar resoluciones del Congreso en Español y Portugués 

 Ver nota en pazificonoticias de Cali

Súmate  al grupo de Facebook de la RedLGC 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: